La fisioterapia como prevención de lesiones

Es común acudir a la clínica de nuestro fisioterapeuta cuando sentimos dolor o sospechamos que podemos tener alguna lesión, y aunque es lo correcto, no se debería hacer exclusivamente en esos casos. La fisioterapia deportiva también trabaja para prevenir lesiones, y por eso es tan importante contar con atención profesional antes, durante y después de hacer deporte, y es que todos conocemos el dicho “mejor prevenir que curar”, que en estos casos es completamente cierto.

¿En qué consiste la fisioterapia preventiva?

La fisioterapia preventiva puede ayudarnos a, tal y como indica su nombre, prevenir lesiones y daños a la hora de hacer deporte. A partir del conocimiento de lesiones previas que podamos haber tenido, un fisioterapeuta puede registrar estas lesiones e identificar posibles factores de riesgo a evitar para no recaer, ya que al volver a sufrir una lesión de manera continuada puede producirse un daño crónico que necesite tratamiento continuado si queremos seguir haciendo ejercicio físico.

Al estudiar cada caso de manera particular y teniendo en cuenta todo lo mencionado, se puede crear un programa de prevención de lesiones individual para cada deportista, lo que ayudará a disminuir la incidencia y severidad de las lesiones al saber cómo y cuándo intervenir para, finalmente, lograr que no se vuelva a producir esa lesión deportiva.

¿Cómo puede prevenir lesiones la fisioterapia deportiva?

Al analizar la situación del deportista, un fisioterapeuta profesional podrá valorar la higiene postural del deportista, sus cadenas musculares, e incluso la rutina de ejercicios que realiza en el calentamiento previo a la actividad física, añadiendo ejercicios si fuera necesario incluirlos en el entrenamiento para preparar de manera correcta el cuerpo, sobre todo las articulaciones, que suele ser las partes del cuerpo más propensas a sufrir lesiones.

El trabajo conjunto de fisioterapeutas y preparadores físicos en casos de lesiones recurrentes es esencial a la hora de reponerse de manera correcta de estas lesiones para así no tener secuelas y poder evitarlas, elaborando rutinas de ejercicios para fortalecer musculatura y articulaciones. Estos, a su vez, pueden trabajar junto a un nutricionista, que dará las pautas a seguir para también mantener una alimentación e hidratación adecuada que aporte los nutrientes necesarios para la recuperación total del cuerpo del deportista.

 

Recomendar una rutina de estiramientos específicos, descargar los músculos cargados que puedan provocar una lesión, o realizar técnicas de punción seca o vendajes terapéuticos neuromusculares –este último método se denomina kinesiotaping–, entre muchos otros, serán tratamientos también indispensables a la hora de preservar un buen estado físico y mantener las lesiones a raya al tratar posibles daños de forma que no evolucionen, procedimientos que sólo un profesional hará de manera adecuada y personalizada a cada deportista.

Por eso, contar con un servicio de fisioterapia de mantenimiento en el que confíes realmente es imprescindible para prevenir lesiones deportivas y, de ese modo, no tener que pasar por una recuperación, sino disfrutar de lo que la fisioterapia puede hacer por ti para mejorar tanto tu entrenamiento como tu bienestar.

Jose A. Grande
Fisio Cantizal

COMENTAR