Relación entre el equilibrio y la salud bucal

El equilibrio es un factor muy importante para cualquier deportista. Si algo falla en él, se pueden producir caídas de diversa gravedad que pueden desembocar en lesiones.

¿Qué es el equilibrio exactamente? Se define como el estado en el que el cuerpo permanece estable en el espacio respecto a las fuerzas con las que interactúa. En los humanos, el sentido del equilibrio depende de diversos factores como la información que percibimos a través de la vista o el tacto, por ejemplo, o de la que reciben nuestros músculos, articulaciones y tendones al estar bajo presión o en movimiento, entre otros.

Pero el órgano más importante de nuestro cuerpo para mantenernos en una posición de equilibrio es el oído interno. En su interior existen una gran multitud de tubos y canales que registran cada cambio de movimiento y envían esas señales al cerebro para que corrija la posición lo más rápido posible.

¿Qué tiene que ver la salud oral en todo este tema? Más de lo que parece. En concreto, lo que más puede afectar al rendimiento de los deportistas son las maloclusiones, la posición incorrecta de los dientes. Unos dientes descolocados, con el roce continuo al hacer ejercicio, son más propensos a romperse o fisurarse, y estas malposiciones hacen que las cargas no sean las adecuadas y se produzcan dolores de espalda o cuello.

Pero no son las únicas molestias, un reciente estudio de investigadores españoles en colaboración con la Universidad de Innsbruck ha desvelado que las maloclusiones influyen de forma directa en el equilibrio y el control de la postura, factores sumamente importantes dentro de la práctica deportiva. Los resultados mostraron que al corregir los defectos de alineación dentaria mejoraban notablemente los problemas de equilibrio. Según las hipótesis que manejan los autores principales del estudio esto se debe a la relación entre los órganos responsables de la masticación y del control del equilibrio, es decir, una influencia recíproca entre el nervio trigémino y el núcleo vestibular además de la relación que existe entre los músculos cervicales y los masticatorios.

Por tanto una dentadura alineada mejoraría el equilibrio tanto en estado de acción como en reposo, un aspecto muy a tener en cuenta para los deportistas habituales, pues además de mejorar los problemas orales ya mencionados, un mejor equilibrio ayudaría a prevenir caídas.

Formas de corregir las maloclusiones ideales para deportistas

Para corregir estos defectos de alineación dentaria las técnicas de ortodoncia han mejorado mucho y permiten colocar los dientes sin interferir en las rutinas diarias y brindando una protección extra a los entusiastas del deporte. La ortodoncia invisible es una de las mejores opciones para ello: es cómoda, discreta y sin riesgo de lesiones al recibir golpes o caídas (como sí ocurre con los brackets metálicos, que pueden ocasionar heridas en la boca). Al llevar los alineadores puestos durante la práctica deportiva no solo van alineando los dientes, sino que actúan de escudo protector ante el contacto de los dientes evitando que se choquen, como un protector bucal. También les protege al tomar bebidas isotónicas (muy habituales tras el ejercicio), que aunque ayudan a recuperarse, dañan el esmalte dental debido a los ácidos y azúcares que contienen. En cuanto a este tipo de ortodoncias yo recomiendo la marca Invisalign.

Iván Malagón.

 

COMENTAR